El vendedor que volvió a sonreír

Con permiso de su autor reblogueo este artículo de otro blog sobre ventas, con una historia que resume el orgullo y la noble tarea que conlleva el ejercer el noble arte de #vender. En todas las ocasiones que tengo tanto en acciones formativas que participo como alumno o como formador, intento dejar claro que las personas vendedoras no venden, sino que ayudamos con quienes interactuamos constantemente a hacer sus vidas (y las nuestras de paso) más fáciles , verdad?

EL BLOG DE R. LÓPEZ

Una vez un vendedor me contó una historia que me pareció maravillosa y que hoy os voy a relatar esperando que os transmita tanto como en su día me transmitió a mí.

Hace unos meses me invitaron a un evento inmobiliario en el que hablaron grandes profesionales de la venta y el marketing. Aprovechando uno de esos descansos que facilitan el contacto entre los asistentes con el fin de construir una red de contactos (networking para aquél que le resulte pobre el lenguaje español) acabé charlando con un inmobiliario tan orgulloso de su profesión, tan ilusionado, tan entregado con lo que hacía, que incluso me despertó cierta envidia (sana, por supuesto). Su entusiasmo era tal que no pude dejar de comentarle mi impresión.

Ver la entrada original 897 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .